¿Quién soy yo?

quemsoueuDesde muy pequeña tuve contacto con el diseño, incluso no sabiendo lo que era. Después de eso, él no salió más de mi vida. Mi abuelo, por parte de madre, hacía decoraciones con yeso y mi abuelo, por parte de padre, era albañil. Mis padres se conocieron en una editorial de libros y revistas, entonces ya podemos imaginar que yo no podría hacer otra cosa. Tal vez porque a los 6 años ya estaba en medio de papeles, tintas, diagramaciones, ilustraciones, que mis padres hacían en casa. Y en el garaje, con maderas, tornillos, clavos, polvo y mucho ruido, donde observaba los muebles que mi padre hacía. Guardé todo aquello en la memoria y parecía que todo era posible de hacer. Al terminar el colegio, mi hermano me enseñó todos los software de diseño que utilizo hasta hoy, mientras yo ayudaba a mi padre con la gráfica que tenía en casa. Hice cursos de diseño gráfico y diseño de interiores y me di cuenta de que además de poner las ideas en el papel, podía convertirlas en objetos. También aprendí mucho trabajando en gráficas, con decoración y moda. Gané una beca para estudiar diseño industrial en España y allí pude entender la importancia del diseño en otras culturas. El diseño es un comportamiento, de la misma manera que mi abuelo hacía cuando miraba a una habitación vacía y decía todo lo que se podría hacer allí. Es mirar las cosas o personas, ver lo que necesitan e identificar que en medio de millones de informaciones, existe una solución que va a perfeccionar o solucionar lo que está delante de ti. Este proceso es mucho más importante que el resultado final. Convertir una idea en realidad es la mejor parte del proceso de diseño. Y ahora es parte de su vida también.

Este es el Design + Vida Real, por Claudia Braz Suares.